“Rajoy, al igual que Donald Trump, podría plantarse en mitad de la Gran Vía, disparar a alguien, y la gente le seguiría votando masívamente.”


Estamos a las puertas de una nueva campaña electoral y unas nuevas elecciones. A dia de hoy los partidos luchan por imponer su relato sobre de quién es la culpa de esta situación, y el sentido común nos puede ayudar a saber quién dice la verdad y quién miente.

Tras el 20-D cada partido hizo sus cálculos y desde el principio la aritmética estaba muy clara: Los números no le daban al PP ni al PSOE para gobernar con el apoyo de Ciudadanos, algo a lo que ninguno de los dos le haría ascos. Había dos opciones medianamente realistas y un montón de opciones completamente disparatadas, y desde el principio todos saben cuales son.

La clave del nuevo congreso es un partido y solo uno. El PSOE.
Para bien o para mal el PSOE es el único partido que puede hacer presidente a cualquier otro candidato y el único partido necesario en cualquier combinación para un nuevo gobierno.

La opción más realista a priori era un gobierno del PSOE en coalición con Podemos y con el apoyo de IU y PNV. Evidentemente el PNV no es un partido de izquierdas, pero no tiene un marcado carácter de derecha bancaria. La derecha nacionalista vasca siempre ha mantenido una cierta independencia del poder fáctico español, no solo eso, sino que intenta separarse de ese poder en pos de una mayor independencia económica del País Vasco, algo que va muy en la dirección de las propuestas de referéndum del antiguo PSOE y de Podemos, y de la propuesta federalista del PSOE actual. No solo eso, sino que esa derecha vasca se diferencia fuertemente con la derecha española en la idea de la centralización de las funciones del estado, tanto es así que el PSOE ha podido gobernar anteriormente con el apoyo del PNV, que decidió apoyarles en lugar de apoyar al PP.

Según Sánchez esto sería un problema ya que el apoyo del PNV no conformaría un gobierno totalmente de izquierdas: Primer patinazo dialéctico del PSOE, ya que al tiempo que se niega a incluir a 6 diputados en su gobierno por ser de un partido de derechas no parece preocuparle incluir a 40 diputados de derechas de Ciudadanos. Sin duda una coalición en la que participe el PNV no tendría prácticamente peso la participación de este partido con tan solo 6 escaños, mientras que un acuerdo con Ciudadanos lleva consigo las políticas de la órbita del PP.

La otra opción es un gobierno de gran coalición, algo perfectamente posible dada la lenta deriva a la derecha del PSOE, pero esto terminaría por confirmar lo que ya es un secreto a voces: que el PSOE se empezó a vender hace muchos años al poder de la banca y desde entonces mantiene una falsa guerra contra el PP para no perder el nicho de votos en la izquierda. La gran coalición es la última bala del PSOE, solo puede usarla en caso de que la alternativa sea un gobierno de cambio que acabe con los privilegios de la banca. Ante ese panorama de suicidio político Pedro Sánchez consideró que unas nuevas elecciones, aunque probablemente les hagan mucho daño, no serían peores electorálmente que hacer presidente a Mariano Rajoy, pero la vía de la gran coalición no se descarta, sigue ahí… rondando el la cabeza tanto de Pedro Sánchez como de Felipe González, Susana Díaz, José Bono, Jose Luis Corcuera y tantos otros que tienen claro que lo único que les separa del PP son asuntos como el consentimiento paterno de las chicas de 16 años para abortar.

“Sin duda la responsabilidad de una repetición de elecciones es del PSOE y su miedo a pactar tanto con Podemos como con el PP, pero no es el único partido que ha cometido errores.”

Sin duda la responsabilidad de una repetición de elecciones es del PSOE, incapaz de hacer ningún pacto por su miedo a gobernar tanto con Podemos como con el PP, pero no es el único partido que ha cometido errores.
Podemos, aunque no es el responsable de que volvamos a las urnas sí ha manejado mal la comunicación, empezando por su primera propuesta de gobierno dirigida a Pedro Sánchez, aunque ese error no consiste en pedir la vicepresidencia, sino en no evitar que el PSOE hiciese funcionar el discurso de los sillones.
Volviendo a ver atentamente esa rueda de prensa al completo, Iglesias en ningún momento menciona ningún otro ministerio ni pide ningún sillón, aunque si habla de crear uno nuevo (plurinacionalidad) y propone Xavier Domènech para encabezarlo. Su discurso comienza por las propuestas políticas que le hace al Sánchez y acaba hablando de la conformación del gobierno, pero en NINGÚN momento habla de sillones ni pide ningún ministerio, y no haber detenido ese discurso retando al PSOE a que revisase publicamente el video de aquella rueda de prensa es sin duda uno de los grandes errores de la firmación de Pablo Iglesias, ya que es a lo que Pedro Sánchez se lleva agarrando todo este tiempo para no pactar.
Otro error que ha cometido la formación morada es no forzar más un pacto del PSOE con propuestas de marcado carácter socialdemócrata para obligar a su cúpula a retratarse diciendo “NO” a esas propuestas o como mínimo intentar que Ciudadanos abandonase el acuerdo por rechazo a un pacto más de izquierdas.
Más errores. Ante el discurso de algunos de “Podemos debería abstenerse” ningún líder ha salido en rueda de prensa (si me apuran con una pizarra) diciendo “Vale, nos abstenemos, y ¿entonces qué?”, los números seguían sin dar para un gobierno y ese discurso hubiera quedado totalmente desactivado.

En definitiva Podemos no ha sido capaz de poner en evidencia las falsedades del PSOE queeran fácilmente desmontables y que sin embargo a día de hoy siguen repitiéndo machacónamente con la esperanza de no desangrarse en unos nuevos comicios. En mi opinión, Podemos aun está a tiempo de desenmascarar estas excusas pueriles, eso sí, deben hacerlo con muchísima claridad, tirando de pizarras y videos para explicar bien a la gente qué es lo que realmente se está cociendo en Ferraz.

“Rajoy, al igual que Donald Trump, podría plantarse en mitad de la Gran Vía, disparar a alguien, y la gente le seguiría votando masívamente.”

Aunque no es de mi interés resaltar en lo que se ha equivocado Ciudadanos y el PP haré también alguna mención.
Ciudadanos se equivoca al creerse sus propias encuestas manipuladas según las cuales pueden mejorar los resultados del 20-D, encuestas que después de cada elección se demuestran infladas en su favor. Y aunque el mal resultado que han obtenido les impedía hacer mucho más de lo que han hecho, tenían otra opción, que era pactar con el PP de la misma manera que han pactado con Sánchez, algo que electorálmente quizás les habría venido mejor, pero era una apuesta arriesgada y el poder de la banca en Ciudadanos es muy influyente, algo que probablemente haya pesado en la decisión de echar una mano al PSOE para fortalecer su relato con el objetivo de que se mantengan como alternativa al PP pudiendo así favorecer siempre a las empresas del IBEX pase lo que pase.

Y qué decir del PP… El PP prácticamente no ha cometido errores, no son responsables de unas nuevas elecciones pero tampoco han hecho nada por evitarlas, saben que tras el batacazo de Ciudadanos y el fracaso de las negociaciones son hoy más que nunca el voto útil de la derecha. ¿Son una mafia que ha llevado al país al desastre? Sí, pero al margen de eso no han cometido prácticamente fallos a nivel de discurso, y tienen unos electores con mucho estómago. Rajoy, al igual que (como dice  de si mismo) Donald Trump, podría plantarse en mitad de la Gran Vía, disparar a alguien, y la gente le seguiría votando masívamente.

Anuncios