Desde el inicio de esta crisis es cierto que hemos puesto la lupa en los partidos políticos, la corrupción, el malgasto… al menos parcialmente. Lo que no hemos hecho al parecer viendo cómo están las cosas es poner la lupa en los medios de comunicación y los periodistas. Es un tema complejo porque siempre habrá algunos que digan ¡Oh Dios mío! ¡Se señalan periodistas! ¡Dictadura!… No señor.
En este país se ha señalado a arquitectos, a banqueros, a técnicos, a actores, a músicos, a titiriteros, a políticos… los periodistas, aun siendo un sector muy poderoso (el cuarto poder, o el primero según se mire) no deberían estar exentos. Aunque quizás el problema no son tanto los periodistas, sino los empresarios, que dirigen la opinión de los periodistas según el medio en el que se encuentren.

“¿Qué le pasa a un juez que prevarica? Se le inhabilita y se le aparta. ¿Qué le pasa a un periodista que miente o manipula? Nada.”

Esa es la primera pregunta, en este país ¿Quién hace el periodismo: Los periodistas o los empresarios?
A estas alturas nadie cree en la objetividad del periodismo, y la gran excusa es que cada uno tiene derecho a tener su propia linea editorial, que es como decir que “tenemos derecho a no ser objetivos”… Pues no. Ser periodista debería implicar un compromiso firme con la objetividad y con la verdad. Para cada oficio es indispensable unas características que definen la aptitud o no de cada persona para ejercer dicho oficio, y en cuya ausencia probablemente a esa persona se le impida ejercer esa profesión. Es cierto que la absoluta objetividad es imposible, pero desde luego habría que aspirar a ella, o al menos no mentir y manipular tan clamorosamente.
¿Qué le pasa a un piloto que pone en riesgo el vuelo? Se le impide pilotar. ¿Qué le pasa a un político que roba… en teoría? Se le inhabilita para ejercer un cargo público. ¿Qué le pasa a un cirujano que comete mala praxis? Se le retira la licencia. ¿Qué le pasa a un juez que prevarica? Se le inhabilita y se le aparta. ¿Qué le pasa a un periodista que miente o manipula? Nada.
No solo no le pasa nada, sino que se supone que no debería pasarle nada. No hay ninguna sanción recogida en ningún código ético ni legal, salvo que el aludido en cuestión denuncie, y en caso de ganar como de suele decir “el daño ya está hecho”.

Los medios de comunicación tienen una responsabilidad ENORME en nuestra sociedad, y como decía el tío Ben, “Un gran poder conlleva una gran responsabilidad”, y dicha falta de responsabilidad, como en cualquier profesión, debería ser castigada.
Una pregunta sencillísima. ¿Debería prohibirse mentir a un periodista?

La siguiente cuestión es puramente informativa. ¿Qué bloques de intereses politico-periodísticos dominan la información en España?

Por un lado tenemos el bloque del Partido Popular: El ABC, La Razón, El Pais, El Mundo, Antena 3, Telecinco, TVE, Intereconomía, 13TV, Telemadrid…
Estos medios también apoyan más indirectamente a Ciudadanos y al PSOE, al entender que defienden su status quo.

Más específicos del PSOE: El País, Cuatro…. y de refilón: El Mundo, Antena 3, Telecinco.

¿Medios favorables a Podemos? Específicamente a favor está evidentemente Hispan TV… Y ya. Un canal de televisión insintonizable y marginal.

¿Medios que intentan ser equitativos y objetivos y que por lo tanto no machacan sistemáticamente a Podemos? La Sexta, eldiario.es, Cntxt…. y algunos como Público o el Huffinton Post según el día son más objetivos o menos.

Es curioso ver como en concreto el PP se queja de la atención mediática a Podemos y del martilleo de los medios, e insiste en que su mayor problema es la comunicación… Aun teniendo esa cantidad de medios de comunicación a su servicio, es un partido que a ojos de la opinión pública está completamente podrido por la corrupción… ¡Cómo sería si no tuviese a sueldo a todos esos medios!

“Se jactan de ejercer el control al poder político, cuando son ellos los que están bajo el control de los políticos y del poder.”

¿Para cuando los periodistas van a impedir que los políticos mientan frente a un micrófono? ¿Para cuando van a dejar de comprar los argumentarios inverosímiles de los partidos? ¿Para cuando van a dejar de invitar a las tertulias y a entrevistas a periodistas que se ha demostrado que mienten sistemáticamente?
¿Tienen los periodistas suficiente cultura democrática para afrontar sus problemas por ellos mismos? Se jactan de ejercer el control al poder político, cuando son ellos los que están bajo el control de los políticos y del poder.

¿Hemos oído a algún periodista llamar mentirosa a Dolores de Cospedal por el finiquito diferido? No, apuntan en sus libretas toda la mierda que les echa, y si acaso luego dicen que miente, o que se ha metido en un berenjenal. Nadie se levanta y le dice lo que tendría que decir “Oiga señora, está usted mintiendo y punto. No nos cuente milongas y diga la verdad, que es su trabajo”.
¿Hemos oído a algún periodista decirle a Mariano Rajoy “Está demostrado que usted cobraba dinero negro de su partido, procedente de dinero público de la caja B, y por tanto es usted un ladrón”? No. Mientras Rajoy suelta su argumentario inverosímil ellos callan y apuntan.
Cuando Pedro Sánchez dice “El PP y Podemos han bloqueado el cambio de gobierno”, ¿por qué nadie le dice “Pero si los barones de su partido le prohibieron pactar con Podemos y ustedes vetaron al Partido Popular”? No. Callan… y apuntan.

Este país está cambiando poco a poco en el terreno político, pero los periodistas se niegan a asumir esos cambios e intentan atrincherarse en sus medios… Poco a poco las cosas cambiarán también en los medios de comunicación, y la historia hablará también de periodistas corruptos.

 

Anuncios